Category Archives: CUENTOS

Cuento: El perro, la pantera y el mono. Mundo de niños

El perro, la pantera y el mono,niños,niñas,adolescente,infantil,juvenil,ilustración

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

El año pasado me fui de safari fotográfico por África y lleve conmigo a mi perrito que me hace mucha compañía. Un día ya, en la expedición, mi perrito, correteando tras unas mariposas se alejo del grupo, y se extravío, entonces comienzo a vagar solo por selva. De repente se dio cuenta que a lo lejos venia una pantera enorme a toda carrera. Al ver que la pantera lo iba a devorar, pensó rápido qué hacer y viendo un montón de huesos de un animal muerto, empiezo a mordisquearlos. Entonces, cuando la pantera está a punto de atacarlo, mi perrito dijo:

- ¡ Ah!, ¡qué rica pantera me acabo de comer!

La pantera al escucharlo freno en seco, y se marcho pensando: ¡Quien sabe qué animal será ese, no me vaya a comer a mí también!.

Un mono que estaba trepando a un árbol cercano y que había visto y oído la escena salio corriendo tras la pantera para contarle cómo la había engañado el perrito:


- Cómo serás de estúpida. Esos huesos ya estaban ahí, además es un perro.

Pero mi perrito escucho la conversación entre el mono y la pantera.

 Después que el mono le contara la pantera la historia de lo que había visto, ésta muy enfadada le dijo al mono:


- ¡Súbete a mi espalda, vamos donde esta ese perro a ver quién se come ah!.

Y salieron corriendo a buscar al perrito. El perrito vio a lo lejos que la pantera volvía de nuevo, y esta vez con el mono malicioso.

-¿Y ahora qué hago?, pensó muy asustado.

Entonces, en vez de salir corriendo, se quedo sentado dándoles la espalda como si no los hubiera visto, y en cuanto la pantera estuvo apunto de atacarlo de nuevo, el perrito dijo:

- ¡Ese mono tonto!, hace como media hora que lo mandé a traerme otra pantera y todavía no aparece!

- Moraleja: ” En momentos de crisis, sólo la imaginación es mas importante que el conocimiento.

Procura ser imaginativo como el perro, evita ser estúpido como la pantera, pero nunca seas tan malicioso como el MONO.

Cuento: La puerta negra. Mundo de niños

Ilustración,Cuento,La puerta negra,Mundo de niños,adolescentes,niños,niñas,

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

La puerta negra

Érase una vez en en un país muy lejano había un rey que era muy polémico por sus acciones, tomaba a los prisioneros de guerra y los llevaba hacia una enorme sala. Los prisioneros eran colocados en grandes hileras en el centro de la sala y el rey gritaba diciéndoles:

- “Les voy a dar una oportunidad, miren el rincón del lado derecho de la sala.”
Al hacer esto, los prisioneros veían a algunos soldados armados con arcos y flechas, listos para cualquier acción.

-“Ahora, continuaba el rey, miren hacia el rincón del lado izquierdo.”
Al hacer esto, todos los prisioneros notaban que había una horrible y grotesca puerta negra, de aspecto dantesco, un esqueleto humano servía como decoración y sobre la puerta se veia una calavera. En verdad, algo verdaderamente horrible solo de imaginar, mucho más para ver.

El rey se colocaba en el centro de la sala y gritaba:

- “Ahora escojan, ¿qué es lo que ustedes quieren? ¿Morir clavados por flechas o abrir rápidamente aquella puerta negra mientras los dejo encerrados allí? Ahora decidan, tienen libre albedrío, escojan.”



Todos los prisioneros tenían el mismo comportamiento: a la hora de tomar la decisión, ellos llegaban cerca de la horrorosa puerta negra de más de cuatro metros de altura, miraban el esqueleto y las salpicaduras de sangre, humana  y decidían: -“Prefiero morir atravesado por las fechas.

“
Uno a uno, todos actuaban de la misma forma, miraban la puerta negra y a los arqueros de la muerte y decían al rey:
- “Prefiero ser atravesado por flechas a abrir esa puerta y quedarme encerrado”

Millares de hombres influidos por el miedo que les daba la terrible puerta negra optaron por  la muerte, y fueron atravesados por las flechas.



Un día, la guerra terminó. Pasado el tiempo, uno de los soldados del “pelotón de flechas” estaba barriendo la enorme sala cuando apareció el rey. El soldado con toda reverencia y un poco temeroso, preguntó:

- “Sabes, gran rey, yo siempre tuve una curiosidad, no se enfade con mi pregunta, pero, ¿qué es lo que hay detrás de aquella puerta negra?

“

El rey respondió: Pues bien, ve y abre esa puerta negra.



El soldado, temeroso, abrió cautelosamente la puerta y sintió un rayo puro de sol besar el suelo de la enorme sala, abrió un poco más la puerta y más luz y un delicioso aroma a verde llenaron el lugar.
El soldado notó que la puerta negra daba hacia un campo que apuntaba a un gran camino. Fue ahí que el soldado se dio cuenta de que la puerta negra llevaba hacia la libertad.

 Reflexión

 Muchos tenemos una puerta negra dentro de nuestra mente. La puerta representa nuestros miedos e inseguridades: miedo a que las cosas salgan mal,

Tememos atravesar la puerta negra por “lo que pueda pasar”: y si la cruzamos puede que nos pasen cosas malas, pero es seguro que nos perderemos un montón de cosas buenas si no corremos el riesgo. Si das un paso más allá del miedo, vas a encontrar un rayo de sol entrando en tu vida.

Cuento: El saco de carbon. Mundo de niños

ilustración,cuento,El saco de carbon,niños,niñas,adolescentes,Mundo de niños,mundodeninos.es,

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

 

El saco de carbon 

Un día, entre en casa dando patadas en el suelo y gritando muy enfadada. Mi madre, me llamó. Y yo, la seguí, diciendo en forma irritada:

–Mama, ¡Te juro que tengo mucha rabia! Marta no debió hacer lo que hizo conmigo. Por eso, le deseo todo el mal del mundo, ¡Tengo ganas de matarla!

Mi madre, una mujer normal, pero llena de sabiduría, me escuchaba con calma y yo continuaba diciendo:

– Imagínate que la muy estúpida me humilló frente a mis amigas. ¡No acepto eso! Me gustaría que se pusiera enferma para que no pudiera ir más a la escuela.

Mi madre siguió escuchando y se dirigió hacia una esquina del garaje de la casa, de donde tomó un saco lleno de carbón el cual llevó hasta el final del jardín y me propuso:

– ¿Ves aquella sabana blanca que está en el tendedero? Hazte la idea de que es Marta y cada pedazo de carbón que hay en esta bolsa es un mal pensamiento que va dirigido a ella. Tírale todo el carbón que hay en el saco, hasta el último pedazo. Después yo regresare para ver como quedó.

Yo lo tome como un juego y comencé a lanzar los carbones pero como el tendedero estaba un algo lejos, pocos de ellos acertaron la sabana. Cuando, mi madre regresó y me preguntó:

– Hija ¿Qué tal te sientes?

Yo le respondí – Cansada pero alegre. He acertado algunos pedazos de carbón a la sabana.

Mi madre me tomo de la mano y le dijo:

- Ven conmigo quiero mostrarte algo.

Me colocó frente a un espejo que me permitía ver todo mi cuerpo. ¡Qué susto! Estaba casi todo negro y sólo se le veían los la boca y los ojos. En ese momento mi madre me dijo:

– Lu, cómo has podido observar la sabana ha quedado un poco sucia pero no es comparable a lo sucia que estas tú. El mal que deseamos a otros se nos devuelve y multiplica en nosotros. Por más que queramos o podamos perturbar la vida de alguien con nuestros pensamientos, o acciones los residuos y la suciedad siempre quedan en nosotros mismos.

El rencor y el resentimiento son sentimientos que nos hacen mucho daño, perdona y deja marchar ese sentimiento que tanto te duele, el perdón es para ti no para la persona que te ha herido.

Cuento: ¿Quien sabe mas? Jorge Bucay

adolescentes, crecimiento personal, cuento corto, desarrollo personal, entretenimiento, mundo de niños, mundodeninos.es, narración, niñas, niños, relato, se tu mismo, valores, video cuento, You tube

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

¿Quien sabe mas?

 

Una historia divertida para hacer reflexionar a niños y adultos.

Cuento: ¿Quien sabe mas? Jorge Bucay

— “Papi… papi… estuve con Huguito, que viene de pelearse con su papá”

 — “¿Y por qué se peleó con su papá?”

 — “Porque el papá de Huguito dice que él sabe más que Huguito.”

 — “Sí, hijo. El papá de Huguito sabe más que Huguito.”

 — “¿Y cómo lo sabes tú, si tú no conoces al papá de Huguito?”

 — “Bueno, porque es el padre, hijo, y el padre sabe más que el hijo.”

 — “¿Y por qué sabe más que el hijo?”

 — “Y… ¡porque es el papá!”

 — “¿Qué tiene que ver?”

 — “Bueno, hijo, el papá ha vivido más años… ha leído más… ha estudiado más… entonces sabe más que el hijo.”

 — “Ah… ¿y tú sabes más que yo?”

 — “Sí.”

 — “¿Y todos los padres saben más que los hijos?”

 — “Sí.”

 — “¿Y siempre es así?”

 — “Sí.”

 — “¿Y siempre va a ser así?”

 — “Sí, hijo, ¡siempre va a ser así!”

 — “¿Y la mamá de Martita sabe más que Martita?”

 — “Sí, hijo… la mamá de Martita sabe más que Martita…”

 — “Dime, papá, ¿quién inventó el teléfono?”

 El padre lo mira con suficiencia y le dice:

 – “El teléfono, hijo, lo inventó Alexander Graham Bell.”

 — “¿Y por qué no lo inventó el padre de él, que sabía más?”

Y Colorín colorado este cuento se ha terminado.

No siempre los adultos por el hecho de serlo tienen la razón.

Cuento: Sé tu mismo

adolescentes, audio, crecimiento personal, creencias, Cuento infantil y juvenil, desarrollo personal, diversión, educación, enfrentar los problemas, entretenimiento, español, mundo de niños, narración, relato, se positivo, si quieres puedes, valores, Mundo de niños,

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

Sé tu mismo

Extraído del libro “Aplícate el cuento”, de Jaume Soler y Mercè Conangla

 

Cuento: Como el papel arrugado. Mundo de niños

ilustración, cuento,niños,adolescentes,Mundo de niños,

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

Como el papel arrugado.

 

Cuando era niña mi carácter nervioso, y susceptible hacía que me enfadase por cualquier tontería a veces llegando a insultar y humillar a mis compañeros, la mayoría de las veces después de estas peleas me sentía muy mal y me esforzaba en consolar y pedir perdón a quien había dañado.

Un día mi maestro después de uno de mis ataques de rabia me dio una hoja de papel y me dijo:
– Estrújalo.

Asombrada obedecí  apretando el papel entre mis manos hasta hacer de la hoja una bolita
– Ahora- volvió a decirme- Déjalo como estaba antes.

Por supuesto que no pude dejarlo como estaba.

Por más que lo intente  estirar y alisar el papel estaba lleno de pliegues y arrugas que no pude Hacer desaparecer.Entonces mi maestro me dijo:

“El corazón de las personas es como este papel… La impresión que dejas en ellos, será tan difícil de borrar como estas arrugas que has hecho en esa cuartilla”.

Cuento adaptado de G. Heger

Cuento: ¿Cual eres tú? Mundo de niños

ilustración,niños,niña,adolescentes,cocina,cuento,Mundo de niños,Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

¿Cual eres tú?

Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y de cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía como hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

 Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo.

 Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre el fuego.

 En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir. Sin decir palabra.

 La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre.

 A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café y lo puso en un tercer recipiente.

 Mirando a su hija le dijo:

- “Querida, ¿qué ves?”

 – “Zanahorias, huevos y café”, fue su respuesta.

 La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias, ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.

 Humildemente la hija preguntó:

 – “¿Qué significa esto, padre?”

 Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente.

 La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había puesto débil, fácil de deshacer.

 El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido.

 Los granos de café, sin embargo eran únicos: después de estar en agua hirviendo, habían cambiado el agua.

 – “¿Cuál eres tú, hija?. Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?”, le preguntó a su hija.

 – “¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?”

 – “¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable, poseías un espíritu fluido, pero después de la muerte de la abuelita, el divorcio entre tu madre y yo, o problemas en los estudios y el perder a ese chico del que estabas enamorada te ha vuelto dura y rígida? Por fuera te ves igual, pero… ¿estas amargada y áspera, con un espíritu y un corazón endurecido?”

 – “¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor.”

 – “Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor, tú reaccionas en forma positiva, sin dejarte vencer, y haces que las cosas a tu alrededor mejoren… Que ante la adversidad exista siempre una luz que ilumina tu camino y el de la gente que te rodea. Esparces con tu fuerza y positivismo el dulce aroma del café”.

 

 

 

 

 

Cuento: Nadie se lo dijo.

Ilustración,infantil,juvenil,cuento,Mundo de niños

 

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

Nadie se lo dijo

Había una vez dos niños que patinaban sobre una laguna helada. Era una tarde nublada y fría, pero los niños jugaban sin preocupación. De pronto, el hielo se reventó y uno de los niños cayó al agua, quedando atrapado. El otro niño, viendo que su amigo se ahogaba bajo el hielo, tomó una piedra y empezó a golpear con todas sus fuerzas hasta que logró romper la helada capa, agarró a su amigo y lo salvó.

 Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaban cómo lo hizo, pues el hielo era muy grueso.

 – “Es imposible que lo haya podido romper con esa piedra y sus manos tan pequeñas”, afirmaban.

 En ese instante apareció un anciano y dijo:

 – “Yo sé cómo lo hizo”.

 – “¿Cómo?”

 – “No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo”.

Este cuento nos habla de como nuestras propias creencias son las que nos limitan. Si toda la vida te han estado diciendo que algo es imposible  al final acabas creyéndolo y ni se te ocurre intentarlo. 

Cuento: La pelea de lobos. Mundo de niños

Ilustración,infantil,juvenil,india,cuento,Mundo de niños,

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

La pelea de lobos


El jefe de una tribu estaba manteniendo una charla con sus nietos acerca de la vida, cuando les dijo:

 – “¡Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí!… ¡es entre dos lobos!”

 – “Uno de los lobos es maldad, temor, ira, envidia, dolor, rencor, avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, inferioridad, mentiras, orgullo, egolatría, competencia y superioridad.”

 – “El otro es bondad, alegría, paz, amor, esperanza, serenidad, humildad, dulzura, generosidad, benevolencia, amistad, empatía, verdad, compasión y fé.”

 – “Esta misma pelea está ocurriendo dentro de ustedes y dentro de todos los seres de la tierra.”

 Lo pensaron por un minuto, y uno de los niños le preguntó a su abuelo:

 – “¿Y cuál de los lobos crees que ganará?”

 El anciano jefe respondió, simplemente…

 – “El que alimentes.”

 

Cuento: Que pobres somos de Paulo Coelho. Mundo de niños

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

 Qué pobres somos cuento de Paulo Coelho

                   

Aunque durante estas fechas  palabras como amor, paz,  y solidaridad se escuchan continuamente por todas partes, la Navidad se ha convertido cada vez más en un tiempo dedicado especialmente al consumo: compras de todo tipo, ropa, comida, derroche energético y el típico intercambio de regalos, que alcanza su punto álgido ante la proximidad del día de Reyes han despojado estas fiestas de su verdadero sentido.

Estos tiempos de crisis económica pueden ser un buen momento para reencontrarnos con el espíritu de la Navidad, un tiempo de afectos, un momento para compartir, el nacimiento de la nueva oportunidad que nos brinda el  año nuevo, para llenar tu vida y la de los tuyos con sentimientos y pen­samientos alegres y positivos y para seguir compartiendo la vida en familia y entre amigos.
cuento,ilustración,niños,adolescentes,crecimiento personal,lo material y lo esencial,Mundo de niños,

No dejemos que lo material no nos deje ver lo esencial.

Que pobres somos de Paulo Coelho

Una vez, un padre de una familia acaudalada llevo a su hijo a un viaje por el campo con el firme propósito de que viera cuán pobres eran las gentes del campo.

Estuvieron por espacio de un día y una noche completa en una granja de una familia campesina muy humilde.

Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le pregunta a su hijo:

“¿Que te pareció el viaje?” – preguntó el padre.

“Fue fantástico Papá!” – dijo el hijo

“¿Viste que tan pobre puede ser la gente?” – preguntó el padre

“¡Oh, sí!” – dijo el hijo

“Y… ¿que aprendiste?” – preguntó el padre

El hijo contestó:

“Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro.”

“Nosotros tenemos una piscina con agua estancada que llega a la mitad del jardín… y ellos tienen un río sin fin, de agua cristalina, donde hay pececitos y otras bellezas.”

“Que nosotros importamos lamparas del Oriente para alumbrar nuestro jardín…mientras que ellos se alumbran con la luna y las estrellas.”

“Que nuestro patio llega hasta la pared de la casa del vecino, ellos tienen todo el horizonte de patio.”

“Tenemos un pequeño pedazo de tierra para vivir y ellos tienen campos que van más allá de nuestra vista.”

“Que nosotros compramos nuestra comida;…ellos, siembran y cosechan la de ellos.”

“Nosotros cocinamos en estufa eléctrica…Ellos, todo lo que comen tiene ese glorioso sabor del fogón de leña.”

“Para protegernos nosotros vivimos rodeados por un muro, con alarmas….Ellos viven con sus puertas abiertas, protegidos por la amistad de sus vecinos.”
“Nosotros vivimos conectados al celular, a la computadora, al televisor… Ellos, en cambio, están “conectados” a la vida, al cielo, al sol, al agua, al verde del valle, a los animales, a sus siembras, a su familia.”
“Especialmente papá, vi que ellos tienen tiempo para conversar y convivir en familia. Tú y mamá tienen que trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo y rara es la vez que conversan conmigo.”

El padre se quedó mudo… y su hijo agregó:

“¡Gracias Papá por enseñarme lo pobres que somos!