Cuento: “Inventa tu vida”

ilustración cuento, para niños

Ilustración cuento, Inventa tu vida

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños

El cuento que  hoy te cuento

no es un cuento por que yo lo cuento,

es un cuento si despierta en ti algún sentimiento.

Inventa tu vida

Si en el mundo mágico de los cuentos  todo puede acontecer…

quizá en la realidad también pueda ser, pues si lo puedes imaginar,

porqué  no  va a suceder.  

Allí vivía una pequeña  princesita que era  hija de un poderoso Rey

Esperanza era su nombre y en palacio todos la querían… o, al menos, eso era lo que ella creía. Porque a sus espaldas  todos reían, pues la princesita era tartamuda y hasta su padre, el Rey, se avergonzaba cuando ella hablaba, algo que ella sí lo notaba.

Un día, algo inesperado sucedió. El Rey a la Reina repudió (hoy podríamos decir que se divorció) y ésta no fue su única desgracia, porque el Rey, no satisfecho con semejante humillación, las envío a vivir a un lejano y destartalado castillo, acompañadas tan sólo de un ama de llaves y una criada, y de ellas se olvidó.

La princesita solo tenía ganas de llorar. Pasaba los días en la cama sola y triste. No se podía ni levantar, y casi no comía. Todos sus intentos de hacer nuevos amigos habían fracasado, pues los niños de su tartamudez se habían burlado. Si estaba nerviosa, no conseguía decir nada, solo balbuceaba, y esto producía las risitas a su alrededor, que a ella tanto le avergonzaban. Pero lo que más le dolía, era el rechazo de su padre, que ya no la quería.

Su madre intentaba animarla con todo su amor y cariño, pero  era inútil.

Un día, en la oscuridad de su habitación, sucedió algo maravilloso. Su Hada Madrina apareció resplandeciente y le dijo:

-¿Porque estas tan triste, princesa?

Y Esperanza respondió :

- Mi padre me ha enviado aquí, lejos de su vista donde no tengo amigos y todos se burlan de mí.

Y entonces El Hada le contestó sonriendo:

- Y si esta vida no te gusta… ¿por qué no imaginas otra?

La niña la miró extrañada, y el Hada siguió diciéndole:

- Durante la noche quisiera que me escribieras cómo te gustaría que fuera tu nueva vida. Piensa bien lo que quieras hacer, y que sea tan bueno para ti como para los demás. No te pongas límites e imagina todos los detalles.

Después el Hada se marchó misteriosamente, del mismo modo en que había aparecido.

Y la princesa empezó a escribir :

“Supero mi tartamudez, leyendo en voz alta todos los días  con una piedra bajo la lengua, y sin desanimarme”.

“En un año hablo perfectamente, y le cuento a todo el mundo cómo lo he conseguido. De esta manera me convierto en una famosa oradora muy solicitada, que siembra la semilla de la esperanza en los demás, con la idea de que todo se puede superar. Todos me quieren mucho por este regalo que les doy, y me siento plena y feliz”.

Al día siguiente el Hada se presentó de nuevo.

-¿Has hecho lo que te dije? – le preguntó

- Sí – contesto la princesita, dándole un papel

El Hada lo leyó con atención y le dijo:

- Me gusta. Tienes que saber que eres una niña muy especial, única y maravillosa, y por eso te voy a  dar el secreto que te permitirá hacer realidad tus sueños.

1 Cree en ti. No te pongas limites. Si quieres, puedes.

2 Habla contigo misma todas las mañanas y cuando te mires al espejo, dite : soy un ser único y especial; todos me quieren; consigo todo lo que me propongo.

Dilo sintiéndolo desde el corazón.

3 No tengas miedo. El miedo mata la imaginación, y sin imaginación no se puede crear.

4 Que tus pensamientos sean tus amigos. No dejes que pensamientos como “no puedo”, “todo me sale mal”, se apoderen de ti. Cuando te suceda, repite estas palabras mágicas : borrar, borrar, borrar,  y cambia ese pensamiento por uno optimista: soy fuerte y todo me sale bien.

5 Sé constante, no te rindas y alégrate cuando todo te sale bien y aprende de lo que sale mal.

6 No dejes que nadie te robe tus sueños. No escuches nunca a los que te digan que eso es imposible, porque tú tienes la voluntad y la fuerza para conseguirlo.

- Bien Esperanza, éste es mi hechizo para convertir en realidad los sueños. Espero que sepas utilizarlo con voluntad y sabiduría – le dijo el Hada finalmente, y luego desapareció.

La Princesa ya no la volvió a ver nunca más, pero la verdad es que tampoco lo necesitó, porque a partir de ese momento todo empezó a mejorar.

Con trabajo y decisión, superó su tartamudez. Se convirtió en una gran oradora, y esparció  el hechizo mágico que el Hada le había dado. Y así , el Reino se convirtió en un lugar rico y próspero, donde todos se sentían felices y agradecidos por el maravilloso secreto que Esperanza les había regalado.

Entonces, el Rey la hizo llamar, pues a sus oídos había llegado la fama que su hija había alcanzado, y ella le recitó este poema sin titubear:

Por tartamuda

de tu casa me echaste aquel día,

y entonces de mi corazón huyó la alegría.

Más tarde, muchos otros tartamuda me llamaron,

y sin piedad de mí se burlaron

Dime padre,

¿Qué hice yo para que tu amor me negaras, y tan pronto de mí te olvidaras, sin ninguna compasión?

Ahora, después de muchos años, padre, te digo yo,

- No vuelvas nunca a un niño acomplejar, pues lo puedes dañar.

Ahora ya está todo superado y el daño que me hiciste,

gracias a un Hada buena, ya no existe.

Y como tu hija que soy, hoy te digo, que te he perdonado y no te guardo rencor, pues ya no siento miedo ni dolor.

El Rey, al oír sus palabras,  se dio cuenta de lo cruel que había sido con ella, y con lagrimas en los ojos, la besó arrepentido.

Y colorín colorado tus sueños son realizados.

Test y consejos autoestima

Visualización PNL autoestima para niños pequeños

 

 

 

 
[facebook_ilike]

Leave a Reply