Cuento: Los mensajes del futuro.-Capitulo 4º Un mundo mejor es posible.

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

Ilustración sobre un mundo ideal,niños niñas,adolescentes,mundo de niños,mundodeninos.es,

Mi cuento Los mensajes del futuro es un cuento de ciencia ficción, un cuento misterio, un cuento mágico. se divide en cuatro capítulos que voy a publicar por separado.

Temas relacionados:

Los mensajes del futuro. – capitulo1º

Los mensajes del futuro. -Capitulo 2º

Los mensajes del futuro. -Capitulo 3º

Aquí os dejo el cuarto y ultimo:

Un mundo mejor es posible.

            
La verdad era que el mundo que me había presentado la segunda Lu no daba la impresión de ser oscuro y deprimente, al contrario, me pareció prometedor y excitante, sin hambre y una tecnología avanzadísima. Juegos de realidad virtual tan avanzados que era difícil saber si estabas jugando o viviendo.

-“¡Con lo que me gustan a mi esta clase de cosas!- pensé, – ¡y sin olvidarnos del tele-transporte!”.

Era como en las historias de ciencia ficción que tanto me gustaban. -¿Hasta donde habrían llegado? ¿Viajarían por el espacio? ¿Conocerían otras civilizaciones? – me pregunté entusiasmada.

Mi cabeza era un hervidero de preguntas sin respuesta.

Aunque eso de la felicidad artificial me chirriaba un poco “creo que no me gustaría tener un implante en mi cerebro” me dije a mi misma, pues lago que te hace sentir bien, por lógica, también te podría hacer sentir mal o incluso controlar la mente, aunque puede que todo esto sólo se tratara de un prejuicio o un fruto de mi exuberante imaginación. Si a la gente de la edad media les hubieran hablado de los aviones, seguro que habrían pensado que se trataba de artefactos diabólicos.

Llegue a mi casa agotada física y mentalmente. Aquel día había sido el más extraño, intenso y fantástico de toda mi vida, pero lo peor era que no lo podía compartir con nadie todo lo sucedido, pues ¿quién me iba a creer?

Me acosté pronto, pero como estaba muy inquieta   no pude dormir, así que hice un ejercicio de relajación que siempre me funcionaba muy bien. Cuando por fin me deshice de la tensión, me vino a la cabeza algo que Lu me había dicho por teléfono : “Nuestro próximo contacto puede ser en sueños, si tú lo deseas. Justo antes de dormirte piensa en mi”

Y así lo hice. Esa noche tuve el sueño muy vívido y hermoso:

El estimulante olor a hierba fresca me hizo abrir los ojos. Estaba en un lugar que no sabría ubicar, tumbada sobre una hermosa y suave pradera, contemplando el cielo más azul que había visto en mi vida.

Fue la experiencia más real que jamás haya tenido.

Al mirar a mi alrededor descubrí que no estaba sola. Había una chica que me observaba sonriendo muy cerca de mi. Estaba segura de que aquella chica de mirada dulce e inteligente desprovista de maldad era Lu.

Se acercó a mi y asió mi mano sin pronunciar una palabra, guiándome por aquel lugar, donde reinaba una perfecta armonía.

Todas las personas con las que nos cruzamos tenían un semblante alegre, caminaban despreocupados, carentes de prisa. Sus voces eran melodiosas, sus miradas limpias y serenas y sus movimientos gráciles y armoniosos. Todo era hermoso. Sus sencillos ropajes de vistosos colores danzaban animados por la suave brisa.

Mas allá se podía divisar una pequeña aldea de casitas bajas y redondeadas similares a pequeñas colinas, que armonizaban perfectamente con el maravilloso paisaje. Me recordaban las casa de los Hobbits en El señor de los anillos.

Fue evidente para mi que aquellas gentes vivían en total plenitud y armonía, disfrutando, compartiendo, saboreando, al calor de aquella luz casi deslumbrante.

En aquel momento me hubiera quedado allí para siempre, dejándolo todo atrás, pero de repente recordé que yo no pertenecía a aquel lugar y entonces desperté sobre mi cama, en mi habitación que ahora se me antojaba más oscura  que antes, pero con la certeza de que aquella experiencia había sido real y todas mis dudas se desvanecieron.

En ese momento supe, que el objetivo de mi vida, iba a ser hacer todo lo que estuviera en mi mano para que ese sueño fuera algún día una realidad.

                                              Fin

Temas relacionados

Descubre la magia que hay en ti

¿Podemos influir sobre la realidad? Experimento de la doble rendija.

 

 

 

Leave a Reply