Cuento: Los mensajes del futuro – Capitulo 1º “El mensaje misterioso”

                        

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

Mi cuento Los mensajes del futuro es un cuento de ciencia ficción un cuento, misterio, un cuento mágico. se divide en cuatro capítulos que voy a publicar por separado.

Los mensajes del futuro. -Capitulo 2º

Los mensajes del futuro. -Capitulo 3º

Los mensajes del futuro. -Capitula 4º

 Aqui os dejo el primero:

Capitulo 1º El mensaje misterioso

Ilustración,infantil,juvenil,adolescentes,mundo de niños,

Estaba un día  frente a mi ordenador, como hago habitualmente, ocupándome de mi blog, cuando recibí un correo muy extraño que decía así:

Hola Lu:

Yo también me llamo Lu… aunque para ser más exactos te diré que en realidad soy tú misma en el futuro, pero en otra dimensión temporal. Qué raro ¿verdad? Todo esto te parecerá una broma pesada, pero más adelante te daré pruebas para vencer tu incredulidad.

El mundo en el que yo vivo podría ser tu mundo futuro, pero de momento es tan sólo uno de los muchos posibles futuros que la humanidad puede crear.

Y tu pensarás: ¿qué quiere decir con eso de crear?

Pues que el futuro es una creación humana.

Tienes que saber que nuestros pensamientos  y emociones negativas mantenidas constantemente, al final acaban materializándose y convirtiéndose en realidad, pero lo bueno es que las positivas también.

El pensamiento es creativo.

El pensamiento emite una vibración que es como un imán y atrae a nosotros todo lo que se corresponde con el.

En realidad, es algo que todos hemos experimentado: el día en que nos despertamos felices, todo nos sale bien, pero en cambio, cuando nos despertamos de mal humor, nos peleamos con todos, nos encontramos todos los semáforos en rojo o perdemos el autobús…

En estos momento la vibración que esta emitiendo la mayoría de la humanidad no es la mas adecuada para atraer un futuro positivo como el mío.

Es normal, no hay más que encender la tele y ver las noticias para venirse abajo y pensar que el mundo va de mal en peor. Pero no  olvides nunca que todo tiene solución. Tenéis que evitar esta clase de pensamientos, pues cosas que a primera vista nos parecen malas, pueden traernos consecuencias positivas. Debéis concentraros y sentir de corazón que todo esto os va servir de experiencia y aprendizaje para crear un mundo mejor  a partir de ahora.

 

Por eso te escribo Lu, porque de ti depende, y de otros como tú, que tu mundo y el mío sean el mismo, un mundo de hombres felices y realmente libres que vivan en total plenitud, disfrutando, compartiendo, amando.

Pero iré al grano. Mi mundo se desvanece, Lu. A cada minuto que pasa se reducen la posibilidades de que algún día siquiera exista… Por eso yo y otros jóvenes de mi edad estamos intentando contactar con nuestros dobles en el pasado, para que cambiéis algunos acontecimientos en vuestro  tiempo y ,de esta manera, consigáis cambiar el curso del futuro de la historia, que a día de hoy se dirige a pasos agigantados hacia un destino triste y oscuro.

No puedo darte mas detalles por el momento, porque estoy teniendo problemas con las conexiones inter-dimensionales entre mi mundo y el tuyo. Tendrás mas noticias mías pron….”

…y el misterioso correo se interrumpía de esta manera.

Enseguida intenté contestar al mensaje que me había dejado tan intrigada, pero la dirección remitente  era más extraña aun que el propio escrito; nunca había visto nada semejante:

 

En mi mensaje yo le contestaba:

“Lu, por favor, dime algo más, porque me resulta completamente increíble todo lo que me has contado”

Pero como respuesta sólo obtuve el típico mensaje automático que te envía tu servidor de correo, cuando escribes a una dirección que no existe: Delivery to the following recipient failed permanently.

No sabia que pensar verdaderamente, porque lo sucedido no tenia ninguna sentido. Analizando la situación de forma lógica y sensata, sólo se podía llegar a la conclusión de que alguien estuviera riéndose de mí, aunque como la lógica y la sensatez nunca han sido mis puntos fuertes, en lo más profundo de mi corazón algo me decía que aquel mensaje era sincero.

Aquella noche tuve pesadillas y extraños sueños donde me veía a mi misma en un mundo oscuro y de escasez. No recordaba muy bien las imágenes, pero si la sensación de miedo e impotencia. Supuse que todo se debía al extraño correo y decidí no pensar más en ello.

Al mediodía después de comer, al poco de sentarme frente a mi ordenador, como si estuviera esperándome, enseguida oí  el sugestivo “¡tin!” del correo entrante, e inmediatamente comprobé en la bandeja de entrada  un nuevo mensaje con la misteriosa dirección.

Algo impaciente comencé a leer:

“Hola Lu, no tenemos tiempo que perder. El próximo acontecimiento tendrá lugar mañana por la mañana en el instituto, en el pasillo, antes de entrar a clase.

Félix, ese chico tan tímido que es un “friki”  de la física y que va contigo a clase, tendrá un altercado con Jaime, el grandote y fanfarrón de bachiller.

Durante la disputa, a Félix le caerá el ordenador al suelo y se le romperá, perdiendo una información valiosísima sobre una fuente de energía limpia y libre, sobre la que a estado trabajando y que no podrá ya recuperar. Asimismo Jaime reafirmara su liderazgo, y las posibilidades de convertirse en un político muy influyente y negativo para la sociedad aumentarán vertiginosamente.

Tienes que pensar en hacer algo que evite que este suceso ocurra, pues puede tener consecuencias muy graves para el futuro.

Sin embargo no te creas que te va a resultar fácil, porque hay fuerzas oscuras a las que no les conviene un futuro como el que yo te he descrito. En un mundo como el mío ellos no tienen cabida, de modo que al igual que nosotros, ellos también intentaran inclinar la balanza hacia su lado.

Piensa bien lo que vas a hacer Lu. Levántate con tiempo de sobra para llegar al instituto antes de que todo empiece y, sobre todo, mantén la calma. Piensa en que lo vas a conseguir sin que ninguna duda ensombrezca tu mente. Debe ser tu firme decisión que ese suceso no ocurra de ninguna manera.

Permanece atenta al correo y seguiremos en contacto”.

Pensándolo bien, no parecía tan complicado; tan sólo tenía que distraer la atención de alguna manera al chulo de Jaime para que no viera  a Félix por el pasillo. Coquetearía un poco con él, preguntándole sobre qué iba a hacer el próximo fin de semana y seguro que de este modo conseguiría mantenerlo completamente distraído.

A la hora de acostarme puse mi despertador media hora antes de lo habitual, para poder llegar con suficiente antelación al instituto, antes de que llegaran los verdaderos protagonistas de esta historia.

Pero no dejaba de pensar con preocupación : “¿y si todo aquello no fuera más que una extraña   broma…?”    aunque  no iba a tardar mucho en descubrirlo. Aquella noche me costó un poco conciliar el sueño, pero finalmente lo conseguí  tras pensar en cosas bonitas. A la mañana siguiente, cuando el horrible sonido del despertador me sacó de forma brusca de mi sueño me sentí fatal, con la sensación de no haber descansado lo suficiente, quizá por la preocupación de el importante acontecimiento que debía evitar.

Me levanté de la cama y tras subir la persiana vi que amanecía un día lluvioso y gris, de esos que te quitan el ánimo. Enormes gotas de agua caían sobre el surtidor de la rotonda que se veía desde mi ventana y el viento doblaba los árboles al otro lado de la carretera.

Tras ducharme y desayunar, enseguida me puse en marcha dirigiéndome hacia  la parada del autobús, que estaba llenísima de gente que se resguardaba de la lluvia. El autobús se retrasó más de lo habitual y cuando ya empezaba a ponerme nerviosa, finalmente apareció a lo lejos. Intenté tranquilizarme diciéndome a mi misma que todo iba bien y que no tenía de qué preocuparme, pero en realidad nada más lejos de la realidad, porque el autobús estaba tan lleno que pasó de sin darnos opción siquiera a intentar subir.

Algunas personas de las que estaban esperando, decidieron irse andando, pero yo no tenia opción, pues mi instituto quedaba bastante lejos y andando llegaría tarde seguro. Un riesgo que no podía correr.

Tras mirar el reloj, pensé que aun tenía margen de tiempo para llegar con antelación. No media hora antes, pero tal vez si cinco o diez minutos.

Miré impaciente hacia la  carretera y vi que otro autobús se acercaba. Afortunadamente esta vez si que paró, aunque sentarse fue imposible.

El trayecto se me hizo interminable, pero al fin, tras las diez paradas de rigor llegue a mi destino.

No me quedaba casi tiempo, pues el autobús había tardado en llegar más que de costumbre.

Me dirigí corriendo hacia la puerta principal y nada más entrar vi al grandullón de Jaime charlando animadamente con su grupo de amigos en medio del pasillo, obstaculizando el paso del resto de los alumnos. Aceleré el paso y entonces entró en escena Félix, que se dirigía a grandes zancadas y distraídamente hacia clase, sujetando su portátil entre los brazos. Cuando llegue a su altura, de repente los acontecimientos se precipitaron y todos mis planes se vinieron abajo.

Félix paso por el pequeño espacio de pasillo que quedaba libre entre Jaime y la pared, pero al girar hacia la derecha le dio inconscientemente a Jaime con la mochila en la espalda. Tan sólo le rozó, sin que pudiera haberle molestado demasiado, pero inmediatamente le pidió perdón :

-       Perdón

A lo que Jaime contesto airado,

-       ¡Perdón no, mira por donde vas!

-       Ya te he dicho que lo siento, estaba distraído.

Jaime lo agarro por la camiseta y entonces no se ni cómo salí yo en su defensa.

-       Ya te ha pedido perdón, déjalo en paz.

El grandullón lo soltó para dirigirse a mi y me dijo.

-       Y tú ¿porque te metes donde no te importa?

-       Si que me importa; estáis ahí en medio del pasillo interrumpiendo el paso de la gente y encima no queréis ni que os rocemos. Disculpa pero el que no mira por donde va eres tú.

Después de esto me dirigí a paso ligero hacia mi clase sin darle la oportunidad de responder.

 Al llegar Félix me dio las gracias por haber salido en su defensa.

Me senté en mi sitio un poco alterada por lo estresante de las circunstancias, pero contenta al mismo tiempo, pues creía haber salido bastante airosa de la situación. Además, y mucho mas importante, lo que había sucedido me demostraba que los misteriosos mensajes iban en serio.

Continuara…………

Temas relacionados:

Descubre la magia que hay en ti.

¿Podemos influir sobre la realidad? Experimento de la doble rendija.

 

 

 

Leave a Reply