Tag Archives: el sueño lucido

Cuento: Blancanieves. Capitulo 1º. Crecimiento personal para niños y adolescentes. Mundo de niños

 

Ilustración,cuento,Blancanieves,moderno,niños,niñas,adolescentes,Mundo de niños,http://mundodeninos.es,

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

                

Hoy os voy a contar un cuento clásico Blancanieves pero actualizado. En esta versión Blancanieves es una bella modelo que recibe las sabias y mágicas enseñanzas de los siete Kodamas

Era un día de invierno, y Ana miraba la nieve caer desde la ventana abierta de la cocina, mientras cortaba las verduras para el arroz distraídamente, cuándo se hizo un pequeño corte en el dedo con el cuchillo. Al agitar la mano, tres gotas de sangre fueron a caer sobre la nieve que se había acumulado sobre el alfeizar de la ventana.

Ante aquella imagen, inmediatamente le vino a la cabeza el cuento de Blancanieves, que empezaba de una forma similar.

Ana estaba embarazada y en ese momento decidió que la niña que llevaba en su vientre se llamaría Blancanieves.

No mucho tiempo después nació su hija, que era blanca como la nieve. Tenia los labios rojos como la sangre y el cabello negro como el ébano, pero al nacer ella, Ana murió.

Un año más tarde, su padre, un importante hombre de negocios, volvió a casarse. Su nueva esposa era una famosa modelo muy bella, pero muy vanidosa.

Blancanieves fue creciendo  entre las luces de los focos y los fotógrafos de moda, mientras se hacía más bella cada día. Cuando cumplió los 14 años, era tan hermosa como la luz del día, y mucho más que su madrastra.

Un día, el fotógrafo de una importante revista de moda, se fijó en ella y le dijo:

-¿Nadie te ha dicho que tienes una belleza muy especial? Podrías trabajar como modelo, igual que tu madrastra. Permíteme hacerte unas fotos y estoy seguro que todas las agencias de modelos se pelearán por ti –

Blancanieves accedió y en poco tiempo se convirtió en la modelo mas cotizada del mundo. Su rostro aparecía en vallas publicitarias, anuncios de televisión y portadas de revista, eclipsando por completo a su madrastra, que palidecía de envidia. Desde entonces, cada vez que veía a Blancanieves, sentía que se le revolvía el corazón. Tal era el odio y los celos que abrigaba contra ella, que no podía ni dormir. Así que, finalmente, decidió deshacerse de ella.

Contrató a un asesino a sueldo que, haciéndose pasar por fotógrafo, la llevaría hasta un lejano bosque y luego la mataría.

Pero Blancanieves era tan hermosa, encantadora e inocente, que el sicario fue incapaz de matarla.

Él le contó lo que sucedía y le dijo:

-¡Huye y escóndete en este gran bosque! que yo volveré y le diré a tu madrastra que ya estas muerta.

Y allí la dejo en medio del bosque, abandonada a su suerte.

La pobre chica se encontró sola en el inmenso bosque. Tenía mucho miedo y el menor ruido la sobresaltaba. Como no sabía qué hacer, echó a correr por entre la maleza y las piedras, pero los animales del lugar pasaban saltando por su lado sin causarle el menor daño. Siguió corriendo mientras le quedaron fuerzas, hasta que se ocultó el sol.

Entonces se acurrucó contra el tronco de un gran árbol y se quedó dormida.

Al despertar, se vio rodeada de unos pequeños seres verdes con aspecto de niños.

-¿Quienes sois?- les perguntó.

-Somos los Kodama, espíritus del bosque- le dijeron los siete seres a coro. -¿ Y tú quién eres?-

-Me llamo Blancanieves-

-¿Y cómo has llegado hasta aquí?-

Entonces les contó que su madrastra había dado orden de matarla, pero que el asesino que había contratado le había perdonado la vida finalmente, y ella, asustada aun, había estado corriendo todo el día por el bosque, hasta que al atardecer, exhausta, se refugió al pie del gran árbol donde ellos la habían encontrado.

-Si quiere puedes quedarte aquí en el bosque, que nosotros cuidaremos de ti-

-¿ Y donde viviré?- les preguntó.

-No muy lejos de aquí hay una cabaña de caza, que desde hace años nadie usa, y podrías vivir allí. En el bosque encontrarás todo lo necesario para sobrevivir y alimentarte y nosotros te enseñaremos cómo hacerlo.

-¡ Sería maravilloso!- exclamó Blancanieves con una sonrisa.

Los Kodama la condujeron entonces hasta la vieja cabaña de caza, y Blancanieves quedo encantada al verla por lo bien conservada que estaba.

– Es preciosa y con una buena limpieza quedará como nueva. Estoy muy agradecida-

-Para que nunca estés sola nos turnaremos y cada día uno de nosotros te hará compañía-

Durante el primer día Blancanieves estuvo muy ocupada limpiando y arreglando la cabaña y buscando comida en el bosque con la ayuda del Kodama  Yurushi, pero al final del día, cuando ya había terminado y por fin se pudo sentar un rato junto al acogedor fuego de la chimenea, sintió como un profundo sentimiento de ira y odio hacia su madrastra crecían en ella.

Su bello y amable semblante cambio por completo y sus facciones se hicieron más duras. Entonces Yurushi le dijo:

– ¿Qué te sucede? Noto la energía negativa de los pensamientos  que se han apoderado de tu mente-

-Tienes razón. Estaba pensando en mi madrastra. Ella y yo nunca simpatizamos, pero nunca había imaginado que pudiera llegar a ser tan cruel y malvada como para querer matarme. Eso es algo que no le perdonaré nunca-

Entonces Yurushi, que la escuchaba con atención, le dijo:

El perdón no limpia la culpa de quien te ha hecho daño, sino que te libera de la amargura que dejó esa persona en tu corazón. Tu puedes decidir perdonar a alguien, aunque ese alguien, como por ejemplo tu madrastra, no esté arrepentido de lo que te  ha hecho, porque cuando le perdonas, esa persona no queda libre de culpa, si no que tú quedas libre del resentimiento y el odio, y de este modo puedes vivir en paz y feliz, dejando ir los sentimientos que te duelen y te hace daño.

Blancanieves se quedo muy pensativa y dijo:

-¿Entonces el perdón es para mi, para que yo me sienta mejor y el que yo la perdone no la hace menos culpable?

-Exacto. Veo que lo as comprendido perfectamente-

Esa noche Blancanieves durmió muy bien.

Al despertar, Yurushi ya no estaba y el que la acompañaba era Kodama Yume, que estaba a los pies de su cama.

-Hola, buenos días- dijo Blancanieves.

-Buenos días- contesto Yume muy educadamente.

-Hoy he tenido un sueño maravilloso. Muchos días no me acuerdo de lo que sueño, pero hoy tengo un recuerdo muy claro, casi como si fuera real.

-Me gustaría mucho que me contaras tu sueño-

– A mi también me hace ilusión contártelo. He soñado que volaba a la luz del amanecer  sobre unas majestuosas montañas de un verde intenso, el aire era agradable y fresco, y olía a hierba y a tierra mojada. De vez en cuando atravesaba alguna nube blanca que me refrescaba con su agradable  humedad.

Me dirigía a visitar  a mi buena amiga Odam, que me esperaba mientras estaba pintando unas hermosas vidrieras en su casa, que estaba en medio del bosque junto a un gran árbol-

-Realmente es un sueño muy hermoso-

-Los sueños son una parte muy importante de nuestra vida. Pasamos mucho tiempo soñando, y normalmente es algo a lo que no le damos importancia, pero mediante la concentración y la atención, es posible tomar el control y vivir nuestros sueños completamente “despiertos”, dándonos cuenta de que estamos soñando mientras lo hacemos. Ha esto se le llama sueño lúcido.

La sensación de este “despertar” es imposible de describir, porque hay que vivirlo. La experiencia es maravillosa y, a veces, más real que la vida misma. Con el sueño lúcido puedes mejorar tu creatividad, vencer tus miedos, reafirmar tu confianza y explorar mundos maravillosos.

-¿Y como puedo controlar mis sueños?-

– Lo primero y más importante es recordarlos, y  para ello debes repetir todas las noches, poco antes de dormirte: “al despertarme recordaré mis sueños con claridad”-

-Si durante tus sueños sueles volar o hacer cualquier otra cosa que se repita con frecuencia, aunque sea una pesadilla, imagina todas las noches, justo antes de dormirte – esto es muy importante – que te despiertas dentro de ese sueño que te es tan familiar. Si consigues despertar dentro del sueño, podrás soñar lo que quieras.¿No te parece fantástico?

-Me encanta la idea de poder soñar lo que yo quiera y voy a empezar a practicarlo esta misma noche- le dijo Blancanieves.

– A veces, al principio, no resulta fácil, pero si no te rindes y eres constante, seguro que finalmente lo conseguirás-

Blancanieves paso un día estupendo con Yume y por la noche tuvo maravillosos sueños.

Continuara…..

No te pierdas los maravillosos misterios que nos desvelan los Kodamas en el siguiente capitulo.