Tag Archives: gratitud

Cuento: Blancanieves. Capitulo 3º. Crecimiento personal para niños y adolescentes. Mundo de niños

Blancanieves,ilustración.cuento,niños,adolescentes,Mundo de niños,http://mundodeninos.es,

 

Hola

Bienvenidos

a Mundo de niños.

El cuento que  hoy te cuento,

no es un cuento por que yo  lo cuento,

Solo es un cuento, si despierta en ti algún sentimiento.

                

Cuento: Blancanieves. Capitulo 3

Al despertar por la mañana muy feliz y llena de energía y vitalidad, Blancanieves vió a Kansha  sonriente a su lado, que le dijo:

- ¡Hace un día precioso esta mañana! ¿te apetece salir? ¡Podemos ir a recolectar bayas! –  le dijo lleno de entusiasmo.

- Claro que si. Prepararé un buen desayuno para los dos y después saldremos, si te parece bien.¡Estoy hambrienta!

- Me parece fantástico – contestó Kansha con una sonrisa.

Blancanieves preparó entonces un suculento desayuno a base de frutas, leche de cabra y pan casero. Antes de empezar a comer, Kansha cerró los ojos y murmuró algo que Blancanieves no entendió bien.

- ¿Qué estabas diciendo?-

- Simplemente le daba las gracias al universo por este desayuno tan delicioso-

Cuando terminaron de desayunar, fueron al bosque a recolectar bayas: moras, frambuesas y arándonos, y muy pronto la cesta de Blancanieves estuvo llena hasta los topes. Cuando terminaron, Kansha volvió a murmurar algo.

- ¡Qué suerte hemos tenido por haber recogido un montón de bayas en un momento!-

-Ahora te llevaré a mi sitio preferido del bosque, que es un hermoso manantial de agua limpia y cristalina. Ya verás, es el agua mas fresca y pura que hayas bebido nunca -

Pronto llegaron a un paraje espectacular con enormes y majestuosos árboles, y delicadas flores que crecían entre la hierba. Allí, entre las rocas, se oía el rumor del agua del manantial, y Kansha se acercó invitando a Blancanieves a beber.

- ¡Es realmente fantástica y en este fabuloso paraje aun más!

Kansha bebió también agua del manantial con gran deleite y luego volvió a murmurar unas palabras.

- ¿Estás dando las gracias otra vez?- Le preguntó entonces Blancanieves.

- Sí, y te invito a que tú lo hagas también, pues debemos sentimos agradecidos a la vida, incluso en los momentos difíciles y dolorosos que nos hacen sufrir, pues debemos mirarlos como etapas de aprendizaje.

  -Cuando damos las gracias recuperamos nuestro estado natural de bienestar y felicidad que todos merecemos-

-La actitud de agradecer nos conecta con nuestra verdadera esencia, y nos permite ver el lado bueno y maravilloso de existir-

- Creo que lo entiendo – contestó Blancanieves – Todo lo que me ha pasado al principio lo veía como una gran desgracia, pero pensándolo bien, si no hubiera sucedido, no sabría nada de vosotros, los Kodama, y de vuestra sabiduría. Sí, me siento muy agradecida de haberos conocido, y de todas las cosas maravillosa que estoy aprendiendo con vosotros.

Esa noche, antes de acostarse, Blancanieves dio las gracias por todas las cosas buenas que habían en su vida, pues descubrió que eran muchas.

Al día siguiente, cuando la luz del amanecer la despertó, Kansha ya se había ido y lo había sustituido Kuriētā, pero no sin antes dejarle una nota que decía así:

- Gracias por brindarme tu compañía y confianza -

Blancanieves sonríó y dijo en voz baja: – Gracias a ti, Kansha-

Cuando termino de leer la nota, escuchó la vocecilla alegre de Kuriētā :

-¿Cómo se encuentra hoy nuestra invitada especial?-

-¡ De maravilla ¡ –  contesto Blancanieves.

- Es fantástico que te sientas tan bien, porque además te conviene -

- Cada vez que piensas o sientes algo, emites una energía que ha formado ese pensamiento o emoción, y esta energía afecta al mundo exterior  material.

- Piensa que eres como un imán y atraes hacia ti todo lo que vibra en la misma frecuencia que tus pensamiento y emociones -

- Si piensas y sientes cosas positivas como por ejemplo :

-¡Qué feliz que soy y qué suerte que tengo! ¡Tengo una salud perfecta! – El mundo atraerá hacia ti estas cosas, pero si piensas y sientes lo contrario, como: -¡ Qué mala suerte tengo, porque todo me sale mal ¡ – también lo hará.

- ¿Entonces, si me esfuerzo por ver el lado bueno de la vida y mi vibración es de  alegría, atraeré cosas buenas a mi vida?-

-¡No me cabe la menor duda!

 -Pero, algunas veces, situaciones que nos  ocurren y nos parecen malas, a la larga resultan ser buenas, y por eso nos resulta difícil comprenderlas en el momento. Pero debemos intentar aprender de ellas para hacernos más sabios y fuerte

-¡Es asombroso. Me parece mágico! – exclamó Blancanieves.

- En cierto modo así es, pues los humanos llamáis magia a todo lo que no entendéis.

 -El verdadero secreto para crear la realidad son nuestras emociones y los sentimientos, pero no diciéndote simplemente que “soy feliz”, sino también sintiéndolo con todo tu corazón, y con el tiempo acaban influyendo sobre nuestra realidad de la manera más imprevisible -

- Debes tener cuidado con los sentimientos y pensamientos negativos, como el miedo y el odio mantenidos constantemente, pues también acaban atrayendo  cosas negativas. Por eso debes estar siempre atenta, como un cazador esperando su presa, y cuando estos pensamientos oscuros aparezcan por tu cabeza, inmediatamente los cancelas dándote la orden mental de “cancelar”, y lo sustituyes enseguida por pensamientos positivos -

- Creo  que a partir de ahora voy a tener muy presente lo que me has enseñado – dijo Blancanieves.

-Bueno, no hablemos más y vamos a dar un paseo por el bosque. A disfrutar de todas las maravillas de la naturaleza, elevando nuestra energía y atrayendo hacia nosotros toda la plenitud y la abundancia del universo-

Al volver a casa, Blancanieves se sintió muy feliz. Se acostó y durmió profundamente, y cuando despertó al amanecer del nuevo día, Kodama Shizen apareció ante ella con la bandeja del desayuno y una gran sonrisa.

- ¡Qué lujo! – dijo Blancanieves – ¡desayuno en la cama! -

- ¡Sí, sí, pero no hay tiempo que perder! ¡Tengo que enseñarte un montón de sitios preciosos! -

- ¡Qué bien! – dijo Blancanieves ilusionada  – ¡no te preocupes, que no tardo nada! -

Al cabo de unos momentos, Blancanieves ya había terminado y estaba preparada para salir.

- ¿A donde vamos?-

-Sorpresa. Ya lo veras – le dijo Shizen.

Era muy temprano y después de andar un rato, llegaron a un pequeño lago.

- Shsssss… ten cuidado y no hagas ruido. Esperaremos aquí, detrás de este árbol – le dijo Shizen.

-¿Pero, a qué esperamos? – Pregunto Blancanieves intrigada.

-Se paciente y lo veras -

Al cabo de unos minutos, apareció un gran ciervo con su magnifica cornamenta en dirección al lago, para beber, y enseguida se acercaron también otros animales, como conejos, ardillas, un zorro, un grupo de jabalís, etc.

-¡Qué maravilla, ver tan de cerca todos estos fantásticos animales! ¡Me encantaría poder acariciarlos…! ¿Tú crees que los ahuyentaría si me acercara un poco más? – Dijo Blancanieves.

- Puedes intentarlo tomando estas hojas y ofreciéndoselas al ciervo, pero acercándote muy despacio y sin hacer ningún movimiento brusco-

Blancanieves hizo entonces lo que le había dicho Shizen, y como por arte de magia, al cabo de un momento, el magnifico ciervo estaba comiendo de la propia palma de su mano. Blancanieves aprovechó entonces para acariciar su lomo con suavidad, llena de emoción y gratitud, sin que el animal se asustara lo más mínimo. Poco después volvió muy despacito hasta donde la esperaba  Shizen

-¡Ha sido un momento mágico que nunca olvidare! ¡Gracias de corazón!-  le dijo entusiasmada Blancanieves.

-La naturaleza nos brinda siempre bienestar y formas muy sencillas de recargar nuestra energía. Fíjate en ese gran árbol y apóyate en su tronco de espaldas. Con la columna y cabeza bien derecha, coloca tus manos también sobre el tronco y permanece así durante un tiempo. Luego dime qué has sentido.

Tras hacer lo que Shizen le había indicado, le dijo:

- Es muy curioso, pero me siento más fuerte y llena de energía y vitalidad.

- Los árboles son fantásticas fuentes de energía que siempre podrás usar cuando te sientas decaída.

 

- Cuando vuelvas a tu mundo, no te olvides de la fuente inagotable de energía vital que es la naturaleza. Incluso si vives en una gran ciudad, puedes tomar el sol en tu terraza de vez en cuando, incluso en invierno.

Planta un árbol. Camina descalza por la orilla del mar, porque  te descargará de energía negativa, y también sobre la hierba fresca, cargándote así de vitalidad y pureza.

-No lo olvidaré- le dijo  Blancanieves.

Cuando al anochecer estuvieron de vuelta en la cabaña, Blancanieves le dijo a Shizen:

- Creo que ha llegado el momento de que vuelva a mi casa-

- Me gustaría despedirme de todos los Kodama-

Al decir esto a Shizen, en pocos minutos fueron apareciendo todos allí. Primero Yurushi, luego Yume y Sonzai, más tarde Meisō y al final Kansha y Kuriētā.

 - Quiero despedirme de vosotros y daros las gracias por todo lo que me habéis enseñado. Ahora me siento una persona distinta, más fuerte y capaz de enfrentarme a cualquier cosa que me pueda suceder. No puedo permanecer por más tiempo aquí escondida, por muy a gusto que me encuentre-

 -Es una sabia decisión- dijo Meisō.

 -Nosotros te guiaremos hasta el pueblo más cercano – añadió Shizen.

-Puedes volver a visitarnos siempre que lo necesites – le propuso Yurushi.

-También nos podemos ver en sueños –  le dijo Yume sonriente, y los demás asintieron.

- Bueno, entonces queda claro que esto no es una despedida, sino un “hasta pronto” pues volveré a menudo a recargarme  de energía y a disfrutar de vuestra compañía.

 Finalmente Blancanieves abrazó cálidamente a cada uno de ellos y los besó con cariño.

                                                Fin